Parroquias Misioneras

Qué se entiende por Parroquia Misionera Qué es y qué debe ser la Parroquia Características Misioneras de una Parroquia Material Formativo sobre Parroquias Misioneras Recursos Pastorales para Parroquias Misioneras

¿Qué se entiende por "Parroquia Misionera"?

La Parroquia es la porción del Pueblo de Dios, en un determinado territorio, con un sacerdote párroco como pastor propio. Por lo tanto, la Parroquia son las personas, no el territorio, ni el templo parroquial; parroquia es el Pueblo todo, no sólo los sacerdotes. Como porción del Pueblo de Dios, el fin de la Parroquia es el mismo de la Iglesia: "existe para evangelizar" (EN 14), porque "toda la Iglesia y cada Iglesia es enviada a las gentes' (RM 61 c).

La Parroquia actual está llamada a vivir en  estado permanente de misión, dirigiendo su acción misionera tanto hacia adentro ("misión ad intra") como hacia afuera ("misión ad extra").

Afirma el documento ·"Navega Mar Adentro" de la Conferencia Episcopal Argentina, que “cada parroquia ha de renovarse en orden a aprovechar la totalidad de sus potencialidades pastorales para llegar efectivamente a cuantos le están encomendados. Con sus organismos e instituciones, ha de asumir decididamente un estado permanente de misión, en primer lugar, dentro de su propio territorio”(NMA 72). 

Una Parroquia Misionera (o Parroquia en estado permanente de misión) es aquella que:

1.- Es profundamente consciente de que “la tarea de la evangelización de todos los hombres constituye la misión esencial de la Iglesia”, que “evangelizar constituye la dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda” y que “ella existe para evangelizar” (EN 14).

 

2.- Está convencida de que la Parroquia es para todos los que integran su jurisdicción, tanto para los ya bautizados como para los que todavía ignoran, prescinden o rechazan a Jesucristo (NMA 72, LPNE 43), y que la Iglesia no debe quedarse tranquila solamente con los que la aceptan y siguen con mayor facilidad (SD 131). En este sentido:

 

3.- Sabe que la misión es obra de todo el pueblo de Dios y es tarea de todos los fieles, que tienen la obligación general, y gozan del derecho, tanto personal como asociadamente, de trabajar para que el mensaje divino de salvación sea conocido y recibido por todos los hombres en todo el mundo (cf RMi 71). En tal sentido, entiende que todos los fieles de la parroquia (con todos los movimientos, apostolados y comunidades que la conforman) son corresponsables de esta misión, cada uno según sus posibilidades y carismas, participando de ella ya sea mediante la acción evangelizadora específica, mediante la animación misionera, o la cooperación misionera espiritual o material. Por ello motiva y alienta a las comunidades y movimientos eclesiales para que redoblen su servicio evangelizador dentro de la orientación pastoral de la Iglesia local. (SD 131)

 

4.- Conoce profundamente la realidad de los distintos grupos humanos que habitan en su jurisdicción parroquial, lo cual le permite planificar su acción evangelizadora para alcanzar a todos y cada uno de ellos, adaptándose a sus necesidades y expectativas.

 

5.- No se contenta con esperar a los que vienen: Por lo tanto, imitando al Buen Pastor que fue a buscar a la oveja perdida, se siente movida continuamente a expandir su presencia misionera en todo el territorio confiado a su cuidado pastoral. Esto lo hace mediante misiones populares y misioneros de manzana, creación de comunidades de base y de grupos de oración en las casas, la multiplicación de capillas, centros de culto y catequesis, etc. (NMA 94b). Por ello, sin descuidar la atención de los cercanos, sale al encuentro de los que están alejados. (SD 131)

 

6.- Incluye la animación misionera en su acción pastoral, tendiente a despertar numerosas vocaciones misioneras entre sus fieles, dispuestas a llevar la buena noticia de Jesús a otras regiones y pueblos del mundo que todavía no la conocen (LPNE 44). Esto, atendiendo al llamado de Juan Pablo II: “Las Iglesias locales, por consiguiente, han de incluir la animación misionera como elemento primordial de su pastoral ordinaria en las parroquias, asociaciones y grupos, especialmente los juveniles”.(RM 83)

 

7.- Cultiva la comunión con la Iglesia universal, “de la que la parroquia es como un célula”. Más aún, para responder a las necesidades de las ciudades y de los sectores rurales, no limita su cooperación dentro de los límites de la parroquia o de la diócesis, sino que procura más bien extenderla a campos interparroquiales,  interdiocesanos, nacionales o internacio-nales. Por tanto, vive preocupada por las necesidades del pueblo de Dios, disperso en toda la tierra y hace sobre todo labor misionera, prestando auxilios materiales e incluso personales (AA 10), esto es realizando cooperación misionera tanto espiritual como material, y  a través grupos o comunida-des específicamente misioneros que realizan actividad misionera específica “ad extra”.

 

8.- Se sabe permanentemente necesitada de ser ella misma evangelizada, si quiere conservar su frescor, su impulso y su fuerza para anunciar el Evangelio (EN 15).

 

9.- Procura la formación permanente de sus agentes pastorales para el apostolado: sabe que “el apostolado solamente puede conseguir plena eficacia con una formación multiforme y completa”. (AA28)

El camino hacia la Parroquia Misionera...

Algunos autores, al presentar el tema de la Parroquia Misionera, suelen proponer los siguientes "modelos" de Parroquia, que son modelos graduales de crecimiento y maduración en el proceso de renovación de la Parroquia, desde el modelo tradicional o preconciliar, hasta el modelo ideal de la Parroquia Misionera. 

 

Tipos de Parroquia

Características

Parroquia Administradora de Sacramentos

·  Predomina la sacramentalización, lo devocional, lo cultual, lo tradicional, lo que se ha hecho siempre; misas rutinarias y homilías aburridas.

·  No existe distribución de tareas; el sacerdote la hace todo; laicos totalmente pasivos.

·  Sensibilidad social nula.

·  No hay grupos parroquiales ni consejo pastoral. 

Parroquia
Centro de
Servicios

·  Predomina la catequesis de niños (primera comunión) y jóvenes (confirmación).

·  Trata de evangelizar mediante la celebración litúrgica digna y la homilía bien preparada.

·  Un grupo de seglares colabora con el párroco en la marcha de la parroquia.

·  Si hay algunos movimientos o apostolados, estos son “huéspedes” que ocupan un epacio en la Parroquia, pero no se involucran realmente con su misión.

·  Moderada sensibilidad social ante los derechos humanos, y de tipo asistencial más que promocional.

·  El esfuerzo del párroco se vuelca hacia la “masa amorfa” que se acerca a  Misa, hacia los “visitantes ocasionales” que  solicitan los sacramentos (bautismos, casamientos) y hacia la “oveja” que quedó en el corral, descuidando las otras 99 que están fuera de él.

Parroquia Evangelizadora

·  Es comunidad de comunidades, donde todos los apostolados y movimientos, son responsables de la evangelización de toda la comunidad

·  Es lugar de la iniciación cristiana, de la educación cristiana y la celebración de la fe

·  Está convencida de que la Parroquia es para todos los que integran su jurisdicción, tanto para los ya bautizados como para los que todavía ignoran, prescinden o rechazan a Jesucristo, por ello emprende acciones concretas de evangelización hacia los alejados, hacia los que no se acercan, hacia los no cristianos.

·  No se contenta con esperar a a los que “vienen”, sino que sale al encuentro de los que “no vienen”.

·  Se sabe permanentemente necesitada de ser ella misma evangelizada.

·  Procura la formación permanente de sus agentes pastorales para el apostolado

Parroquia
Misionera

·  Es parroquia Evangelizadora (con todo lo que esto implica)

·  Participa en la evangelización universal más allá de sus fronteras

·  Realiza acciones concretas de formación, animación y cooperación misioneras